papers

Los autores podrán depositar borradores de sus artículos de química en archivos en la red antes de que sean publicados.

 

A principios de este mes la American Chemical Society(ACS) anunció que creará un servidor de versiones previas a la evaluación por pares y publicación de artículos de química para promocionar la compartición de estos resultados científicos preliminares.

 

Los servidores de versiones previas permiten a los investigadores que los borradores de sus artículos o sus datos preliminares circulen en la red para conseguir comentarios de una gran parte de la comunidad científica, antes de que el artículo en sí se vea envuelto en el proceso, más formal, de revisión por pares de una revista.

 

“Un servidor de versiones previas dedicado a los químicos ayudará a una difusión más rápida de los resultados de la investigación, ofrecerá comentarios valiosos, y fomentará la colaboración internacional”, comenta Kevin Davies, el vicepresidente de la Sección de Publicaciones de la ACS, que es quien encabeza esta iniciativa.

 

Los detalles acerca de cómo va a funcionar este servidor de versiones previas, llamado provisionalmente ChemRxiv, no se han decidido aún. Éste será un trabajo conjunto de dos secciones de la ACS, CAS (Servicio de Resúmenes de Química) y Publicaciones, pero la ACS está buscando colaboradores externos que se unan es su desarrollo.

 

Los servidores de versiones previas han sido muy populares en física y en informática desde hace más de 20 años. ArXiv, un gran servidor de versiones previas en física, tiene una comunidad muy activa—incluídos algunos químicos— que contribuye a la investigación y comenta las publicaciones. Un reciente impulso en esta línea ha sido la creación de BioRxiv para las ciencias biológicas.

 

“Debido a que recientemente se han anunciado nuevos servidores de versiones previas para las ciencias sociales y la ingeniería, la química empezaba a parecer un poco solitaria”, declara Stephen Curry, un biólogo estructural del Imperial College de Londres (Reino UnidoUK), quienpropone la publicación de todos los resultados, no sólo de los positivos.

 

Curry comenta que el éxito de ChemRxiv dependerá, en gran medida, de cómo de fácil sea el uso del servidor. La cultura del cambio necesita un impulso para “acostumbrar a la gente al uso de las las  versiones previas”, dice.

 

El Editor en jefe de la revista Nature Chemistry, Stuart Cantrill, dice que no está seguro de que los químicos vayan a querer poner su trabajo en la red en una forma tan preliminar. Incluso si lo hacen, “no estoy convencido de que un servidor registrado en la ACS les atraiga a todos”, comenta Cantrill. “Una iniciativa combinada de varias editoriales que incluya los beneplácitos de la Royal Society of Chemistry (RSC) y otras grandes editoriales de química sería probablemente una apuesta mejor.”

 

Estos editores, de ACS y de otros gruposas partes, no aceptaban posteriormente estos trabajos en sus propias revistas, dice Town. Ahora Nature, Science, y muchas otras revistas del máximo prestigio aceptan de forma habitual investigaciones que ya han sido publicadas en un servidor de versión previa.

 

En este momento, los editores de las revistas de la ACS deciden ellos mismos si aceptan o no artículos que ya hayan sido publicados en la red, comenta Davies, quien también es editor de C&EN. Cerca de 20 de las aproximadamente 50 revistas de la ACS aceptan versiones previas sin condiciones, y otra docena lo permiten pero piden al autor comentar cualquiera de las versiones previas con un editor.

 

Carolyn Bertozzi, editora en jefe de la revista en acceso abierto ACS Central Science, ha tomado la decisión de permitir a los autores que continúen publicandocon la publicación de versiones previas, y espera que los editores de otras revistas ACS se unan a ella.

 

“Tanto el autores como la revistas pueden beneficiarse de la amplia difusión y de los comentarios previos aantes de la publicación”, dice Bertozzi. “Esperamos que los químicos lo vean como vientos de cambio, y que nuestra comunidad dejen de verno considere más un servidor de versiones previas como una amenaza”.

 
Artículo original publicado por Andrea Widener en C&EN
Copyright © 2016, por la American Chemical Society. Todos los
derechos reservados. Esta edición en español es legítima y está
autorizada por un acuerdo especial con la American Chemical
Society.

Traductor

Esteban Urriolabeitia
Web: Unizar
Investigador Científico del CSIC. Química Inorgánica. Universidad de Zaragoza.