clima-quimica

Medio Ambiente: será necesario innovar en nuevos materiales y tecnologías energéticas para poder poner en práctica el acuerdo de París.

 

Los químicos y otros científicos van a jugar un papel clave mientras el resto del mundo pone en práctica el acuerdo que cerraron varios mandatarios mundiales el 12 de diciembre en París (ver página 30).

 

El histórico pacto de París incluye compromisos por parte de 185 países y la Unión Europea para controlar las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero. Este hito histórico pretende distanciarnos de una economía mundial marcada por la emisión indiscriminada de dióxido de carbono proveniente de la quema de combustibles fósiles. El acuerdo espera orientar la innovación hacia el estudio de las energías renovables, nuevas baterías y mejoras de la eficiencia energética. También abre la puerta a más estudios sobre la energía nuclear y al desarrollo de nuevas tecnologías de captura y secuestro de CO2.

 

El director ejecutivo y CEO de la American Chemical Society, Thomas M. Connelly Jr. dice: “la sociedad aprecia que los delegados presentes en la cumbre de París se hayan tomado en serio la ciencia, parece que han llegado a un acuerdo sobre cuáles son los elementos clave que hay que estudiar para atajar el problema del cambio climático.” Añade: “traducir este acuerdo en soluciones reales va a requerir lo mejor de nuestros científicos, y los químicos jugarán un papel esencial.” La American Chemical Society publica C&EN.

 

Otros químicos también ven la oportunidad de innovar en el acuerdo. Keith E. Peterman, profesor de química en el York College de Pennsylvania, dice que la transición de una sociedad basada en los combustibles fósiles a una que se base en energías renovables va a necesitar nuevos materiales. “Los químicos van a ser responsables de desarrollarlos”, dice Peterman, que acudió a la cumbre de París.

 

También harán falta materiales avanzados para construir edificios y fabricar medios de transporte más sostenibles y eficientes, dice Achim Steiner, director ejecutivo del Programa Medioambiental de las Naciones Unidas. Además el acuerdo de París manda un mensaje a las empresas. “Se van a necesitar mayores inversiones en soluciones de bajas emisiones, y esto a su vez va a incentivar un gasto mayor en I+D” dice Elliot Diringer, vicepresidente ejecutivo del Centro el Clima y Soluciones Energéticas, un grupo no partidista que aboga por la lucha contra el cambio climático.

 

“Es una clara oportunidad para que las empresas trabajen juntas y creen nuevas soluciones innovadoras, con bajas emisiones y eficientes energéticamente” añade Peder Holk Nielsen, CEO de Novozymes.

 

El Secretario de Estado de EE.UU. John Kerry ve el acuerdo de París como “uno de los mayores creadores de empleo del mundo”, que va a crear nuevos puestos de trabajo en el sector privado para investigadores y creadores de nuevos materiales y tecnología.

 

Artículo original publicado por Cheryl Hogue en C&EN
Copyright © 2016, por la American Chemical Society. Todos los
derechos reservados. Esta edición en español es legítima y está
autorizada por un acuerdo especial con la American Chemical
Society.

Traductor

Web: Gomobel
Licenciado en Química por la Universidad de Zaragoza. Erasmus en la Universidad Pierre y Marie Curie de París. Actualmente realizo mi tesis doctoral sobre Química Bioorgánica en el Instituto de Síntesis Química y Catálisis Homogénea (UZ-CSIC). Divulgo todo lo que puedo porque me encanta, podéis leerme en @electrones, @isqch_divulga y escucharme en @elnanoscopio y @sciencebitches.

Divúlgame.NET