autismo-lectura-ojos

Nuevos resultados publicados por científicos del Centro de Investigación del Autismo (ARC, por sus siglas en inglés) muestran que tanto hombres como mujeres con autismo evidencian un extremo del comportamiento típico masculino en la prueba de «Lectura mental en ojos».

 

Científicos de la Universidad de Cambridge han publicado nuevos resultados en la revista PLoS ONE relativos al estudio con mayor número de personas con autismo que han realizado la prueba de «Lectura mental en ojos». En la prueba, adultos sin autismo mostraron la prevista y ya establecida diferencia entre sexos, con las mujeres obteniendo mayor puntuación media que los hombres, mientras que para los adultos con autismo esta diferencia típica entre sexos brillaba por su ausencia. En cambio, tanto hombres como mujeres con autismo mostraron un extremo del patrón típico masculino en la prueba, lo cual refuerza la teoría del «cerebro masculino extremo» del autismo.

 

El profesor Simon Baron-Cohen, director del Centro de Investigación del Autismo (ARC, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Cambridge, dirigió este estudio. Casi 400 hombres y mujeres con autismo o síndrome de Asperger realizaron la prueba online, que consistía en mirar una serie de fotografías que mostraban sólo la región de los ojos y escoger qué cuatro palabras describían mejor lo que la persona de la foto estaba pensando o sintiendo.

 

La prueba de «Lectura mental en ojos» se conoce como una «teoría de la mente» avanzada o prueba de empatía, diseñada para mostrar sutiles diferencias en sensibilidad social. En concreto, mide el componente «cognitivo» de la empatía, es decir, la capacidad de reconocer o inferir el estado de ánimo de otra persona. La prueba se utiliza en cientos de estudios en todo el mundo mostrando diferencias sexuales fiables en individuos típicos, con mujeres obteniendo de media puntuaciones más altas que los hombres, y evidenciando que personas con autismo logran puntuaciones medias más bajas que personas sin autismo.

 

El equipo investigó si hombres y mujeres con autismo se comportan de manera diferente en la prueba, y lo usó para evaluar la teoría de «cerebro masculino extremo» de autismo en el mayor estudio realizado hasta la fecha. Esta teoría pronostica que, en pruebas de empatía, las mujeres típicas puntuarán más alto que los hombres típicos, quienes a su vez obtendrán mayor puntuación que personas con autismo. Los resultados obtenidos confirmaron este patrón.

 

El profesor Baron-Cohen explicó: «Estamos viendo este patrón no sólo en la prueba en ojos, sino también en otras mediciones. El año pasado lo percibimos en el Cociente de Empatía, una autoevaluación de sensibilidad social, así como en el Cociente de Sistematización, una medida autoevaluatoria del interés y aptitud para comprender sistemas. Este año hemos visto la misma pauta en los niveles de testosterona prenatal, en los que los niños con autismo tenían niveles elevados de esta hormona en comparación con niños de desarrollo típico, que a su vez tienen niveles más altos que las niñas con desarrollo típico. Y, hace una década, encontramos cómo la cantidad de testosterona prenatal influye en las puntuaciones de la prueba de ojos. Futuras investigaciones necesitarán ahondar más para tratar de explicar qué está produciendo este patrón».

 

Otro miembro del equipo, la doctora Carrie Allison, directora de investigación de la ARC, añadió: «Imagina mirar a los ojos de la gente y no ser capaz de “leer” sin esfuerzo e intuitivamente lo que la otra persona piensa o siente. Esta investigación tiene potencial para explicar por qué los niños con autismo, desde su desarrollo más temprano, evitan mirar a los ojos de la gente y se sienten confusos en situaciones sociales cambiantes, donde la gente intercambia miradas sin palabras continuamente. Esta discapacidad puede ser un signo del inicio prematuro de las dificultades de empatía en el autismo, así como contribuir a exacerbarlas. Enseñar a los niños con autismo a leer estados de ánimo no verbales debe convertirse en una prioridad clínica en las futuras investigaciones y consultas».

 

El doctor Meng-Chuan Lai, científico asociado William Binks en Neurociencia en el ARC y autor principal de este estudio, añade: «Hay diferencias individuales sustanciales sobre cómo de bien una persona con autismo realiza la prueba de ojos, pero las dificultades sociales de hombres y mujeres se reflejan en sus resultados de las pruebas. Además, las mujeres con autismo difieren más respecto de las mujeres típicas que los hombres con autismo respecto de los hombres típicos. La relación entre autismo y sexo se está convirtiendo en un tema importante para las investigación de este trastorno».

 

Referencia: Baron-Cohen, S et al. The “Reading the Mind in the Eyes” Test: Complete Absence of Typical Sex Difference in ~400 Men and Women with Autism. PLoS ONE; 27 de agosto de 2015.

 

Artículo original publicado en University of Cambridge Research

Imagen: Speaking with eyes (Guitguit)

Traductor

Licenciado en química por la Universidad de Zaragoza, actualmente vivo en Cambridge y trabajo en publicaciones científicas. También cuento chistes malos.

Divúlgame.NET


Warning: array_slice() expects parameter 1 to be array, null given in /srv/users/serverpilot/apps/wpsite/public/wp-content/themes/journal/singleDefault.php on line 241