caperucita

¿Sobrevive Caperucita Roja a la visita a casa de la abuelita? Depende de dónde hayas crecido. En algunas versiones europeas del cuento, la niña acaba en las fauces del lobo feroz, pero en otras consigue escapar. Y en otras partes del mundo, la víctima es una cabra, no una niña, o el malo de la película es un tigre en vez de un lobo.

 

¿Evolucionaron todas estas versiones a partir de un único cuento de la antigüedad? ¿O es que a los padres de todo el mundo se les ha ocurrido la misma idea sobre monstruos comeniños para asustar a sus hijos antes de dormir? Tras aplicar un poco de Biología Evolutiva al cuento de Caperucita Roja, un investigador de la Universidad de Durham (Reino Unido) dice tener la respuesta a estas preguntas.

 

En la versión europea más popular de Caperucita Roja, un lobo se come a una anciana y se disfraza con su ropa, para esperar en la cama la llegada de su nieta. La tensión va creciendo conforme la niña se va dando cuenta de algunos detalles que no le encajan: “Abuelita, abuelita ¡qué orejas más grandes tienes! (…) ¡Y qué dientes más grandes tienes!”. En algunas variantes del cuento, el lobo acaba comiéndose también a Caperucita.

 

Pero si creciste en Oriente Medio, quizás de niño escuchaste la historia de “El lobo y los niños”. En vez de disfrazarse de abuelita humana, el lobo se disfraza de yaya cabra, y luego se come a los cabritillos. ¿Podría ser este cuento el antepasado de Caperucita Roja?

 

Jamie Tehrani escuchó muchas versiones diferentes del cuento cuando era niño y a menudo se preguntaba por el posible origen de la historia. “Mi padre es iraní, mi madre británica y yo crecí en Dubai” –dice Tehrani, que ahora es antropólogo en la Universidad de Durham. De mayor, descubrió que los antropólogos llevaban buscando el origen del cuento de Caperucita desde hace más de dos siglos. De acuerdo con una de las hipótesis más aceptadas, el cuento se originó en China y llegó a Europa gracias a la Ruta de la Seda hace unos 600-800 años. Pero otra hipótesis sugiere que los cuentos populares mutan y evolucionan tan rápido que todas las versiones surgieron y evolucionaron de manera independiente, y su similaridad se debe a la casualidad y al hecho de que los niños son vulnerables y los lobos dan miedo en todo el mundo. La falta de datos sobre el origen del cuento había hecho que se archivara la causa.

 

Las versiones antiguas de Caperucita Roja no se han localizado, pero los investigadores tienen acceso a una gran colección de versiones contemporáneas. Gracias a estos datos, Tehrani ha podido usar el análisis filogénético, una técnica estadística usada normalmente para reconstruir parentescos evolutivos entre especies. Empezó estudiando 58 versiones del cuento (todas traducciones al inglés) de 33 culturas distintas. Después, exactamente igual que un biólogo cuando compara las características físicas entre organismos para medir su similitud evolutiva, registró las diferencias entre las historias usando 72 puntos clave del argumento como quién es el villano, qué estrategia usa para engañar a la niña o cómo acaba el cuento. Al terminar el análisis, Tehrani ha representado los datos en forma de árbol genealógico que representa las relaciones más probables entre las distintas historias. Si las historias realmente se originaron en China, las versiones chinas del cuento deberían estar en la base del tronco del árbol, con el resto de versiones emergiendo como ramas.

 

Pero el análisis evolutivo de Caperucita Roja no respalda el origen chino. Parece ser que el cuento se originó hace casi 2000 años en algún punto entre Europa y Oriente Medio, tal y como explica Tehrani en su artículo en PLOS ONE 1. En China se extendió una versión europea, y no al revés. Las versiones africanas probablemente evolucionaron a partir de la versión de Oriente Medio “El lobo y los niños”. Y esa historia parece mucho más antigua que la de Caperucita, con protagonistas humanos, aunque ésta última se haya hecho mucho más famosa gracias a la publicación, hace 200 años, del libro de los hermanos Grimm.

 

arbol

 

“Esto supone un avance y una innovación importantes, porque pese a todos los siglos de alfabetización y escolarización existen muchas preguntas sin resolver sobre la evolución de los cuentos tradicionales” –dice Robert Ross, psicólogo de la Universidad Macquarie de Sidney, Australia, que ha estudiado en profundidad los orígenes y la transmisión de los cuentos populares. Aún así, dice, “tengo algunas dudas sobre si las versiones que escogió [Tehrani] para el análisis filogenético eran las apropiadas”. Señala, por ejemplo, que sólo un tercio de las historias que Tehrani incluyó en su análisis están clasificadas por especialistas en folclore como pertenecientes a la tradición de Caperucita Roja. Por esta razón, Ross dice no tener claro si las historias incluidas en el estudio tienen un verdadero enlace histórico. Para confirmar esta nueva historia evolutiva, Ross quiere ver si se mantiene la forma del árbol al añadir más versiones al análisis.

 
IMAGEN: Arthur Rackham | J. J. Tehrani
Artículo original publicado por John Bohannon en Sciencemag

Referencias:

  1. “The Phylogeny of Little Red Riding Hood.” Tehrani, J. J. PLoS ONE 2013, 8 (11), e78871. doi: 10.1371/journal.pone.0078871

Traductor

Web: Gomobel
Licenciado en Química por la Universidad de Zaragoza. Erasmus en la Universidad Pierre y Marie Curie de París. Actualmente realizo mi tesis doctoral sobre Química Bioorgánica en el Instituto de Síntesis Química y Catálisis Homogénea (UZ-CSIC). Divulgo todo lo que puedo porque me encanta, podéis leerme en @electrones, @isqch_divulga y escucharme en @elnanoscopio y @sciencebitches.

Divúlgame.NET


Warning: array_slice() expects parameter 1 to be array, null given in /srv/users/serverpilot/apps/wpsite/public/wp-content/themes/journal/singleDefault.php on line 241