polimeros

Los dispositivos fotovoltaicos, que aprovechan la potencia del sol y la convierten en electricidad, ofrecen una ecológica – y potencialmente ilimitada – alternativa al uso de combustibles fósiles. ¿Por qué entonces las tecnologías solares no han sido más ampliamente adoptadas?

 

Muy sencillo, «son demasiado caras», dice Ji-Seon Kim, una profesora titular en física del estado sólido experimental en el Imperial College London quien, junto con sus compañeros, ha dado con una tecnología que podría ayudar a bajar los precios.

 

Los científicos describen su nuevo enfoque para la fabricación de paneles solares más baratos y eficientes en un artículo de The Journal of Chemical Physics, producido por AIP.

 

«Para recolectar mucha luz solar necesitas cubrir un amplio área de paneles solares, lo que es muy caro para los tradicionales paneles fotovoltaicos inorgánicos – normalmente hechos de silicio», explica Kim. Los altos costes se dan porque los paneles tradicionales deben estar hechos de cristales de alta pureza que requieren condiciones de altas temperaturas y vacío para ser producidos.

 

Una solución más barata es construir los dispositivos fotovoltaicos con componentes orgánicos –  construyendo lo que son esencialmente células fotovoltaicas de plástico. Los materiales semiconductores orgánicos, y especialmente los polímeros, pueden disolverse para hacer una tinta y entonces sencillamente se «imprimen» en una capa muy fina, de unas 100 billonésimas de metro de ancho, sobre un gran área. «Cubrir un área amplia de plástico es mucho más barato que cubrirla de silicio, y como resultado el coste por vatio de capacidad de generación de electricidad tiene el potencial para ser mucho más bajo», dice.

 

Una dificultad mayor que presenta hacer esto es, sin embargo, controlar la disposición de moléculas de polímero en la capa fina. En su artículo, Kim y sus compañeros describen un nuevo método para ejercer tal control «Hemos desarrollado una técnica avanzada de sondeo estructural para determinar el empaquetamiento molecular de dos polímeros diferentes cuando son mezclados», dice ella. Manipulando cómo se juntan las moléculas de los dos polímeros distintos, Kim y sus compañeros crearon configuraciones ordenadas – o «nanohilos» – a través de los cuales las cargas elécticas pueden moverse más fácilmente. Esto permite a la célula solar producir más corriente eléctrica, dice.

 

«Nuestro trabajo destaca la importancia de la precisión de la disposición de las moléculas de polímero en un una celda solar polimérica para que funcione de forma eficiente», dice Kim, quien espera que las células solares poliméricas alcancen el mercado comercial de aquí a 5 o 10 años.

 

Artículo original en ScienceNewsline

Traductor

Estudiante de Física en la Universidad de Zaragoza. Actor amateur en mis ratos libres. A caballo entre Pamplona y Zaragoza

Divúlgame.NET


Warning: array_slice() expects parameter 1 to be array, null given in /srv/users/serverpilot/apps/wpsite/public/wp-content/themes/journal/singleDefault.php on line 241